Jurada

Un documento legal o jurídico es un caso aparte porque, la mayoría de las veces, se usan en un juicio o como una constancia escrita permanente. Hay dos clases de traducción legal:

Traducción legal estándar: Implica un documento que tiene contenido legal pero no se ha traducido jurídicamente. Unos ejemplos serían un artículo sobre las leyes, un libro sobre el sistema legal de un país, el acta de una reunión de letrados etc.

Traducción jurada: Implica un documento que se utilizará en un tribunal, o por unas autoridades del gobierno. Unos ejemplos serían un certificado de nacimiento, un certificado de matrimonio, un contrato de compraventa o de reserva etc.

Tras muchos años de experiencia trabajando con Abogados, Actuarios y Notarios por todo el mundo, hemos establecido una red de traductores jurados para ofrecer nuestros clientes un servicio de alto nivel con plazos de entrega cortos.

Si su abogado, procurador, agente inmobiliario o consultor de inmigración le manda hacer una traducción, es muy importante aclarar con ellos si se refiere a una traducción jurada o no.

En la mayoría de los casos, una traducción jurada tiene que ser realizada por un traductor jurado, registrado con las autoridades del gobierno relevantes en el país del idioma de destino, que debería poder facilitarle justificante de este título. No es aconsejable trabajar con un traductor que no puede hacer esto.

English Español Français